martes, 23 de noviembre de 2010

Conciencia centrífuga


Tengo que advertirles que, a diferencia de los últimos post que publiqué en mi blog, ¿cómo? Ah!…vale, que no escribo desde hace mucho tiempo y que no tengo porque justificarme por ello. Ok. Tengo que advertir, entonces, que los siguientes post que publicaré en el blog. Coñe, ¿y si no vuelvo a publicar hasta dentro de un año? Ok, les advertiré que este post sigue la onda del anterior y va en concordancia con la idea inicial, en la que maduré este espacio, la de enseñar y publicar mis intimidades, sentimientos, pasiones desmesuradas y filosofadas varias que ronronean y acarician mi alma.

Hace días que pienso en escribir sobre unos de mis peores enemigos. Yo mismo. Mi conciencia, esa voz fantasmagórica que algunos de nosotros oímos en nuestras entrañas, y otros en sus nalgas. Esa que dicta y nos señala sin antes preguntarnos, esa maleducada y pervertida que algunas veces hace que pensemos, repensemos y convirtamos a nuestro cerebro en la mejor de las lavanderías del barrio.

Pensé que quizá, una buena idea para hacer las paces con mi conciencia era escribirle una carta, expresándole todo aquello que me molestaba de ella, rogándole una tregua o proponiéndole un trato, incluso pensé en sobornarla con algún souvenir creado específicamente para conciencias tocapelotas o incluso deleitarla con alguna de mis últimas delicatessen culinarias.

Hoy me propusieron un ejercicio de estos que les recomiendo, de apariencia sencilla, económicos, resultones y eficaces, al menos para el que suscribe este humilde blog, lo pueden hacer en sus casas, en pareja o solos, lo importante es que les remueva, algo, por pequeño que sea.

Piensen en todo aquello que ustedes creen que no son capaces o no se atrevan hacer. Les dejo 2 minutos, en este tiempo, seguro que encuentran alguno. Yo muchos. Apúntenlo en un papel, será más gráfico.

Ejemplos prácticos y autobiográficos para ejercitar su fantasía, no puedo dejar de pensar, no soy capaz de ser sincero conmigo mismo, no puedo controlar mi conciencia.
No puedo, no soy capaz y no me atrevo, ya…ahora juguemos. Rehagan la frase, cambien un no soy capaz de controlar mis pensamientos por un no quiero controlar mis pensamientos. Fíjense en el giro orbital y gramatical de la frase. ¿Continuamos? Juguemos un pelín más con las palabras, sin miedo. Pongamos otra coletilla, cambiemos ese no puedo, derrotemos al victimismo, a nuestra educación, a nuestra realidad y usemos el quiero y el puedo controlar mis pensamientos. Y para finalizar el ejercicio semanal, pregúntense qué pueden y quieren hacer para conseguirlo.

Ya les contaré, quizá no me hará falta planchar mi mejor camisa, sacarle brillo a mis zapatos, malgastar unas gotas de mi colonia ni 3 horas tras los fogones para sobornar a la zorra de mi conciencia. Quizá me vale con querer y saber que yo puedo, quizá les sirva a ustedes para creer un poco más en sí mismos.

Sean felices y coman perdices

Willy

miércoles, 17 de noviembre de 2010

cocteles emocionales y encuentros gestálticos

El autoconocimiento, la autoaceptación, la autocrítica y la búsqueda interior, nunca han sido camino fácil, al menos para mí.

Los que me conocen saben que desde hace algunos años, en breve casi una década ya, ando consciente, de que el bien y el mal, lo positivo y lo negativo no es un todo o nada; el objetivo debería ser encontrar un equilibrio entre blanco y negro.

Recuerdo, en tiempos ancestrales, una vez mi mente dijo basta, recibí un shock de emociones tal que necesité por primera vez ser tratado por un psicólogo, y recuerdo como todo esto me afectó. No la terapia en sí, sino el hecho de ir a un psicólogo. Sentí en muchas ocasiones que era un parásito mental, un minusválido social, avergonzado de mis propias limitaciones emocionales.

Visto y entendido todo esto desde la lejanía, veo totalmente normal que tal cocktel de emociones hiciera que mi vulnerable ser hiciera una toma de la realidad, todo lo bueno y lo malo que hay en mí se juntó y me cegó por vez primera, me caí por un precipicio y me rompí emocionalmente en mil pedazos.

A estas alturas de la película, tengo la suerte de tener un mayor conocimiento de mí mismo, una mayor aceptación de mis debilidades y mayor claridad de mis virtudes. ¿Saben? tengo tendencia a malpensar de aquél que todo lo sabe y me siento identificado con el que duda y le sonríe a su genial imperfección.

Una vez hecha la introducción. Ando en tiempos de cambios, de dolor, de insomnio, de tristeza, inseguridades, desamores, en definitiva, vivo en tiempos de cocktel molotov emocional y me doy cuenta de que me está costando gestionar todo esto, no por ello me siento mal, ni extraño como en otras ocasiones y me es más fácil identificar con qué no puedo y cuáles son mis límites emocionales y físicos.

Hace un par de semanas ando metido en lo que yo llamo gym emocional. Llana y claramente hablando, me apunté a un grupo de crecimiento personal, encuentros gestálticos que, con tan solo dos sesiones, ya han abierto diversas puertas y han removido mil y una emociones dentro de mi.

Hoy quería compartir uno de los ejercicios que hicimos y al que me encantaría invitarles a que lo hicieran ustedes mismos. Háganlo por la noche, una vez la borágine del día a día haya terminado, siéntense cómodamente y respiren, escuchen sus respiraciones, escuchen sus latidos, sencillamente eso, no corrijan nada, sencillamente eso, entonces pregúntense cómo se sienten y diríjanse delante de un espejo lo que ustedes quieran, no censuren, el ejercicio no es así exactamente. Yo lo hice frente a una persona a la que apenas conocía y solté todo aquello que me vino a la cabeza, quiero ser feliz, viajar, amar, dormir bien, encontrar mi sitio, tener un buen trabajo, no sentirme inferior al resto, sentirme seguro, etc. etc. etc.

Eso que a muchos les parecerá el prólogo de cualquier libro barato de filosofía para libros de todo a cien, es un ejercicio que seguro les soprenderá.... sobretodo, al final, cuando se pregunten cuántas de esas cosas no hacen. Con lo sencillo que debería ser hacerse feliz a uno mismo.
No entraré en el por qué; cada uno tiene su motivo, cada uno de nosotros tiene sus límites, su verdad y su tiempo para autodedicarse.

Hacía tiempo que no escribía nada y que sintiera que me apeteciera compartirlo.

Sean felices y coman perdices.

Willy

jueves, 3 de junio de 2010

Felicidad, tristeza y pelotas de golf.


Es necesario estar bien con uno mismo para estar en concordancia con el entorno que a uno le rodea…toma. Casi ná,no?

Que significa estar bien con uno mismo? Es posible estar bien todo el tiempo? Estar en paz constante? Ser feliz siempre? Que significa la felicidad? Es la felicidad cuestión de segundos? Es entonces la felicidad cuestión de tiempo? Es la felicidad un bien de unos pocos elegidos? Es la felicidad una cuestión de suerte? O por lo contrario es necesario trabajar la felicidad? La felicidad se puede trabajar? Es Subjetiva la felicidad? Es el entorno el culpable de todos los males? Somos nosotros los que no gestionamos bien nuestro entorno? Es la mente humana el peor enemigo que tenemos; o por lo contrario es nuestra imaginación? Es el prozak el único camino hacia la felicidad?

Es realmente un error identificar felicidad con éxito, no son los exitosos felices? Es Cierto que la proyección mental, la fantasía en que el de delante nuestro es siempre más feliz es una de las peores torturas?, ejemplos prácticos, ohhh mira esta pareja si que son felices, ohhh claro con el curro que tiene él ,seguro que es feliz, etc etc.

Son los libros de autoayuda el peor enemigo para un aprendiz de psicólogo de pacotilla, enfermizo de conversaciones en bares humeantes con sabor a fritanga como yo?

Claro está que entre cerveza y cerveza, entre pensamiento y pensamiento y en cada minuto que me permita estar frente a un papel en blanco me surgirán más y miles de preguntas, muchas de ellas me conducirán a caminos sin salida, otras de ellas os las habréis preguntado mucho antes que yo, otras pensaréis que aún me falta mucho para madurar u otras os las estaréis preguntando en este mismo instante.

Correcto ¡!! Si lo que estabas pensando es que, estoy haciendo un curso de análisis transaccional (* ) y leyendo en exceso a Jorge Bucay, has dado en el clavo¡!

Estoy inmerso en el análisis de palabrejas tales como ego, triste, egoísta, rabia, locura, feliz, limitación, inteligencia emocional.

(*) el análisis transaccional es un sistema de psicoterapia individual y/o social que se engloba dentro de la psicología humanista propuesto por el psiquiatra Eric Berne en los 60s

Una vez más, gracias por leerme

Love

willy

pd: encontré algunas frase que quiero compartir con vos:

- Dicen que el dinero no da la felicidad… que la trae incluida.
- La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días. (Benjamin Franklin)
- Felicidad no es hacer lo que uno quiere sino querer lo que uno hace. (Jean Paul Sartre)
- Algún día en cualquier parte, en cualquier lugar indefectiblemente te encontrarás a ti mismo, y ésa, sólo ésa, puede ser la más feliz o la más amarga de tus horas. (Pablo Neruda)
- Un hombre puede ser feliz con cualquier mujer mientras que no la ame. (Oscar Wilde)
- El destino de los hombres está hecho de momentos felices, toda la vida los tiene, pero no de épocas felices. (Friedrich Nietzsche)

jueves, 20 de mayo de 2010

Tipicazos insolentes de listillos teenagers

Llevo bastante tiempo sin escribir, o lo que es lo mismo, llevo mucho tiempo yendo de un lado a otro sin pararme ni un segundo para escuchar lo flashes constantes que pasan por mis entrañas.

Son tiempos de reflexiones, son momentos de crecimiento interior, flaqueadas, pateadas, encuentros con mi yo, mis más peores y temidos miedos o mis mejores sueños.

Después de algunas reflexiones internas, encuentros con la tercera fase, fondos tocados, aires volados, euforias desmesuradas y malas hostias irracionales uno no puede dejar de hacerse mil y una preguntas.

Partiendo de la base de que, los hombres/mujeres somos iguales, misma especie, dos brazos, boca, nariz, piernas, olfato, gusto, tacto, vista, etc etc etc… uno no puede dejar de sorprenderse de palabrejas tales como, ego, soberbia, máscara, jefe, subordinado, capitalismo, dinero, pobreza, ansiedad, estrés, superior, inferior, no, si, primer mundo, tercer mundo, rey, criado/a y política, ecssssssssssssss.

Si ya sé… los muchos o pocos que lean mis palabras pensarán…otro que tal, si…pues otro que tal.

Otro que no entiende, como somos capaces de cargarnos el mundo. Como somos capaces de tragarnos religiones, políticas y medios de comunicación.

Si nos centramos en el momento actual, en el que vivimos…no soy capaz de comprender como por un lado todo es tan malo y por otro, todo parece rular a la perfección.

El gobierno recorta salarios, aumenta impuestos, el paro sube de forma exponencial, mientras el Barça ficha a Villa por 40 millones de euros … comor? Disculpen, es que el futbol genera muchos dineros. Ahhhh…y cuantos de ellos van destinados al bien de la sociedad?

Unos se mueren de hambre mientras otros sueñan (soñamos, para los que se sientan heridos) con el iphone.

Como fiarte de una sociedad que permite que Millet no sea castigado por su actos y a mí me persiga hacienda para que pague una multa por saltarme un semáforo.

Como podemos confiar en un sistema que está absoluta y totalmente corrompido.

Cuando seremos capaces de reinventarnos y olvidar egos, dineros, prepotencias. Cuando dejaremos de contar historias populistas para ganar votos y conseguir una vida más rica.

Cuando las personas seremos capaces de compartir sin necesidad de nada a cambio y sobretodo, cuando tomaremos conciencia que,de seguir por este camino, en breve, todo se irá a tomar por saco.

Compartir o machar that’s the cuestión.

Dejo vía libre…machaquen al que escribe estas humildes líneas.

martes, 1 de diciembre de 2009

EL BOTE DE LA VIDA


Un profe de filosofía estaba delante de su clase y tenía varios objetos en la mesa. Cuando empezó la clase, sin mediar palabra, cogió un bote grande vacío y lo llenó de PELOTAS DE GOLF. Luego preguntó a los estudiantes si el bote estaba lleno y estos acordaron que sí, el bote estaba LLENO.

Entonces el profe cogió un puñado de PIEDRECITAS y las añadió al bote sacudiéndolo un poco, y las piedrecitas se hicieron sitio entre las pelotas de golf, llenando los huecos. De nuevo preguntó a los estudiantes si el bote estaba lleno y estos de nuevo acordaron que sí.

Luego el profe cogió un puñado de ARENA y lo añadió al bote. Logicamente la arena llenó todos los espacios que quedaban. El profe volvió a preguntar a sus estudiantes como estaba el bote, y todos le contestaron: LLEEENOOOO!

El profe sacó entonces DOS TAZAS DE CAFÉ y las añadió despacito al bote, llenándolo esta vez completamente. Los estudiantes se rieron...

"Ahora", dijo el profe después de las risas, "me gustaría que comprendiérais que este bote representa vuestra vida. Las pelotas de golf son las cosas importantes, vuestra familia, vuestros seres queridos, vuestra salud y vuestras amistades, y si TODO LO DEMÁS estuviera perdido, vuestra vida seguiría estando LLENA"

"Las piedrecitas son otras cosas que valoráis, el trabajo, la casa o el coche, y la arena representa las demás cosas pequeñas, los caprichitos. Si empezaramos llenar el bote por la arena, no quedaría sitio para poner las pelotas de golf ni las piedrecitas.

Lo mismo pasa en nuestra vida, si desperdiciamos el tiempo para las cosas pequeñas, nunca tendremos tiempo para lo realmente importante para nosotros. Prestad atención a las pelotas de golf: pasad tiempo con vuestra familia, con vuestros seres queridos, cuidad de vuestra salud, disfrutad de tu vida, ya tendrán tiempo en otro momento para arreglar algún trasto prescindible.

Cuidad las PELOTAS DE GOLF, en primer lugar, son las más importantes. Priorizad, el resto es sólo ARENA.

Uno de los estudiantes se interesó por lo que podían representar las dos tazas de café. El profe sonrió. "Me alegro que hayas preguntado esto. Las dos tazas de café sólo pretenden demostrar que por muy llena que esté nuestra vida, siempre caben dos tazas de café en la compañía de un amigo".

martes, 17 de noviembre de 2009

Back to the hospital, miedos y sensaciones previas.


Todos hemos sentido y palpado el miedo alguna vez, varias e incluso de forma repetida en nuestras carnes.
El miedo es una emoción caracterizada por un intenso sentimiento molesto e incómodo provocado por la percepción de un peligro, ya sea real o simplemente fantasea en nuestra cabeza.

Raramente, servidor, es capaz de recordar los sueños nocturnos. Recuerdo uno, que tuve dos veces consecutivas, estaba encerrado en una prisión, temblaba de miedo mientras los maleantes internos, autóctonos y propios del lugar, me vacilaban...en el fondo, mi miedo, era...la pérdida de la libertad, algo demasiado preciado como para dejarlo escapar por un motivo que aún desconozco, nunca supe porqué fui encarcelado.

En época teenager de instituto, recuerdo cuando me presentaba en casa con unas notas dignas de enmarcar, acompañadas por una nota aclaratoria del tutor de turno en el que pedía cita con mis padres para comentar mi mal comportamiento y mi bajo rendimiento en el instituto. Sentía verdadero temor a la hora de entregárselas, no, no se preocupen, a parte de maleante hiperactivo, y liante compulsivo, jamás fui un niño maltratado ni física ni mentalmente, algún que otro cachete en el culete si que me gané.

Hay miles y diversos miedos, en la vida uno tiene que acarrear y en muchos casos aprender a convivir con ellos, una buena manera de aceptarse a uno mismo, es aceptar aquellos miedos que uno siente, como algo natural, sin llegar a obsesionarse con ellos. En mi opinión, hay veces que el remedio es peor que la enfermedad.

En todo caso, mi mente, digna de museo. Ha estado fantaseando con la operación quirúrgica que me espera mañana. Tengo miles de temores al respecto. De entrada soy un pelin aprensivo, tengo poca estima para los hospitales, no me gusta su olor, no me gustan las batas blancas (a no ser que se usen para juegos sexuales), no soporto los bisturís, ni aguanto las horas muertas previas a la operación.

He llegado a “malfantasear” con que mañana, antes de que mi pié sufra una suma de 5 cortes aproximadamente, sea la última vez que vuelva a caminar correctamente. Es por todo ello, que...sin llegar a un punto obsesivo, sino más bien cómico, mañana por la mañana el tornadin, se tomará un desayuno de órdago, y, si...por si las moscas, cojeré el metro y haré las ramblas de punta a punta...no sea qué, nunca más pueda volver hacerlo.

May the force be with me.

P.d: no me tengáis en cuenta esto.

miércoles, 21 de octubre de 2009


Ayer descubrí mi vocación escondida, esa que permanece dentro de uno, sin que ni uno mismo lo sepa.

Todo empezó o se reveló, con la excusa de una entrevista en la radio que me hicieron Edu Izquierdo y Raquel Sanchez en su “Recién” estrenado programa, Sentido Común (http://sentidocomunradio.blogspot.com/).

Después de pasar una hora en la radio respondiendo a sus respuestas e incluso tocar un tema mío en directo, cuando salía de la radio, mientras andaba por la carretera de Sants, dejé volar la imaginación, y me vi en un pequeño estudio de radio, en horario nocturno, con mi brugal (3 hielos, un pelín de pulco, un trozo de limón y un xorrito de brugal), me imaginaba fumando un cigarro, incluso que el sonido de mis inhalaciones fueran percibidas por mis radioyentes.

Me imagino un programa, en el que, porqué no...contar alguna de las novedades culturales de la ciudad de turno, una entrevista con algún personaje interesante, luego un turno de llamadas en las que los radioyentes pudieran contarme de forma anónima sus problemas personales.

- Hola buenas noches, mire, me llamo amarillo, tengo un problema, hace 3 meses que no hago el amor con mi pareja y empiezo a sospechar cosas, no tengo claro si tiene un amante o ya directamente se ha desenamorado de mi.
- Buenas noches amarillo, has probado de tratar de sorprenderla con algo diferente.
- No la verdad que no, soy un tío muy simple.
- Ya, quizá ahí es dónde radica tu problema, creo que sería bueno que probaras de sorprenderla, crea un ambiente distinto en casa, prepara una cena con algo que sepas que le encante, pon música que os guste a los dos, cuídala, mímala y quizá luego...
- Tornado....muchas gracias...
- Pip pip pip pip
- Gracias, a vosotros, esta sección no sería posible sin vosotros, pasemos a una nueva llamada, si no me equivoco tenemos al teléfono a Tauro, buenas noches Tauro...

Me gusta, me encanta fantasear, me gustaría probar...aunque para esto, de momento, pinta lejos...muy lejos.
Gracias Edu y Raquel...ayer me lo pasé en grande y ya veis...voló mi imaginación...